The Presbyterian Pulpit
A sermon by the Rev. Dr. David E. Leininger

DIOS Y LOS HURACANES

16/9/07, Chetumal
San Mateo 6:19-34



Para leer el final de las notas, clic en el numoero de la nota, entonces clic en la para regresar a tu lugar en el texto.


Las noticias aquí recientemente no han sido tan buenas. Primero, el Huracán Dean y al menos 12 los muertos y 200.000 los damnificados. Me alegré que la iglesia en Warren pudiera ayudar en las comunidades cerca de aquí, y también que el Dean no trajo el vasto desastre que muchos temían.

¿La razón? Según las autoridades, fueron los preparativos en gran escala - bien hecho - y enorme buena fortuna. El Dean registró la Categoría 5, la tormenta más poderosa. Normalmente, no hay mas que uno por año, pero, de repente, otro viene, Felix - el gobernador - otra Categoría 5. ¿Qué hizo usted para merecer esto? Nada, por supuesto, sin embargo... Y sobre el nombre...Felix. Latín por feliz. ¿Un huracán feliz? Alguien está loco. Por favor.

Probablemente, soy absurdo porque no me preocupo normalmente mucho de los huracanes. He estado en algunos. No vivo en una zona de huracanes ahora - no hay en Warren. Pero en los años cuando viví cerca de la costa, me evacuaron en frente a tormentas próximas. Todavía tengo una casa en la isla de Hilton Head en Carolina del Sur en la cual espero jubilarme algún día, así que espero que no sea destruida por el viento ni el agua. Afortunadamente, Hilton Head no ha sido golpeada por un huracán en más de 100 años, así que yo tengo confianza.

Ahora, estamos aquí. Relativamente cómodo. En la seguridad y la paz de un santuario del templo en una tarde hermosa del verano. Y reflexionamos. ¿Dónde está Dios en esto? Siempre la gente ha llamado huracanes y otros desastres similares un "acto de Dios." La Biblia lo sugiere así. El profeta Ezequiel creyó que Dios utilizó enormes tormentas como arma para castigar el inicuo: "Por tanto, así ha dicho Jehová el Señor: Haré que la rompa un viento tempestuoso con mi ira, y lluvia torrencial vendrá con mi furor, y piedras de granizo con enojo para consumir." (1) En la misma manera, los Salmos enumeran esos elementos del mundo natural que siguen los comandos de Dios: "fuego y el granizo, nieve y helada, viento tempestuoso..." (2) La más famosa de todas las historias es Noe y la inundación. (3) La visión bíblica es simplemente éste: Dios controla este mundo… y eso significa también la naturaleza.

¿Es eso porqué tenemos los huracanes? Los huracanes llegan, no porque Dios desea castigar algunos pecadores, pero porque los vientos predominantes, las corrientes del océano y las zonas frontales combinan de las maneras que las crean. Esto está en tiempos buenos y malos y sin respecto al clima o a la condición moral de la gente que viven en la trayectoria de una tormenta. Jesús fue claro: "[Dios] hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos."

Es interesante que esa declaración ocurre en el contexto enseñanza de Jesús' del amor: "Oísteis que fue dicho, 'Amarás a tu prójimo y aborrecerás a tu enemigo.' Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos y bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen. Para que seáis hijos de vuestro Padre que esta en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos." El punto, por supuesto, es que Dios cuida a todos, incluso ésos que pueden ser un problema para nosotros en el momento.

Todavía, estoy convencido que Dios ESTÁ en medio de acontecimientos como huracanes - no manejando el tiempo sino manejando la respuesta humana. Hay anécdotas del heroísmo verdadero con cada tormenta - entre los vecinos de rescate del ahogo, a gente que trae el alimento y el agua a los que se arriesgan. Historias maravillosas del cuido y compasión. A veces los acontecimientos tremendos ponen en evidencia lo mejor de nosotros.

Un asunto más viene a importar sobre Dios y huracanes. Ponemos nuestras prioridades en orden. Nos referimos menos sobre casas y los coches y los muebles y la ropa - cosas, baratijas. Cuántas veces consideramos a alguien que es entrevistado en la tele después de una cierta clase de desastre, después de que perdieron todo lo que poseyeran, dicen, "Por lo menos, estamos vivos." ¿Después de todo, cuál es lo importante en verdad?

Hace algunos años, evacuaron a la pastora Gayle Donnelly, que sirve una iglesia Presbiteriana en nuestro estado de Georgia cuando un huracán se acercaba a su comunidad. Después del frenesí, ella escribió:
Gracias a todos por recordarme en sus oraciones mientras enfrentábamos la amenaza de este último huracán. Era absolutamente una experiencia e importante de una cierta manera para mí… ahora sé lo qué en realidad importa más. Es mi familia y mis amigos y mi Dios. Es ayudar a la gente en necesidad. Es el compartir de recursos con otros en necesidad. Es una buena cama y un abrigo y alimento. Estaré bien en cualquiera situación si pienso verticalmente - recordando la pregunta ¿Qué haría Jesús? Todo lo que tengo es, después de todo, simplemente "cosas". Y puede ser reemplazado. Pero ninguna vida humana no puede ser gastada. Ningún talento dado por Dios puede ser ocultado. La compasión y la oración son curativos y son nuestros para dar en cada situación y para toda la gente. ¡Usted sabe - eso predicará!!! (4)
Usted recuerda la historia en la cual Jesús habló del compañero que nunca se nombra en la escritura pero voy a apodar Grande Graneros. Grande era un hacendado quién había hecho bien para si, MUY bien. Un caballero fino, respetable, como conocemos nosotros, no un jefe de las barriadas ni un narcotraficante, no engaña a sus empleados ni los maltrata. Grande es muy trabajador, ciudadano honrado. Por una combinación de la habilidad y la suerte y el buen trabajo, su inversión y obra han estado recompensadas. Tiene esta cosecha masiva y ahora necesita mas espacio de almacenaje. Que bueno. Dice a si mismo, "Derribaré mis graneros, y los edificaré mayores, y allí guardaré todos mis frutos y mis bienes." Por ahora, bien. Pero entonces Grande continúa, "y diré a mi alma: 'Alma, muchos bienes tienes guardados para muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate.'"

Buen pensamiento. Pero sabemos el fin de la historia. Dios dice, "Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has proviso, ¿de quien será?" Buena pregunta.

Dos compañeros hablaban de la muerte de un vecino rico. Uno preguntó al otro, "¿Cuánto dejó?" Y el amigo respondió, "Todito."

La lectura bíblica para esta tarde del sermón del monte, palabras de Jesús' sobre "cosas," es importante. "No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan"... o podríamos añadir adonde flota lejos en una inundación o se deja detrás en una evacuación..."sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan. Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón."

"Que quiere decir esto:" Jesús continuó, "si va a ser concernido sobre cualquiera cosa, debe ser sobre las cosas que son importantes para Dios son igualmente importantes para usted. Entonces usted puede tener absoluta confianza que va a tener todas sus necesidades.

Conocía a un hombre para quien esta promesa era el base de su vida entera. Era pastor. Nunca tenía mucho dinero, pero era absolutamente fiel en su diezmo, y de hecho, generalmente dio mucho más mientras que lo prosperó Dios. Entendía que el diezmo era un piso, no un techo. No habían muchos lujos en su hogar, pero nunca le hizo falta ninguna necesidad. A ninguno de sus seis hijos les faltó una educación en la universidad porque no había bastante dinero. Nunca se preocupó. Su actitud era, "Dios siempre ha proporcionado bastante hasta ahora; conozco que siempre lo hará."

Después de su muerte, la congregación que servía por tantos años deseó hacer algo en su memoria. Comisionaron una placa de bronce para ser colocado en la pared del santuario donde había predicado por veintiocho años. En el fondo de esa placa estaba el versículo que había tenido tanto significado para él a través de su vida y su ministerio: Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas." Yo tenía el privilegio de predicar en el culto de dedicación de esa placa. Dios había sido fiel a ese hombre. Yo lo sé bien. Era mi padre.

¿En verdad, qué es importante para usted? No "cosas" espero. Nos han recordado demasiado gráficamente últimamente a que las "cosas" se pueden perder en un instante… o una inundación del instante. Jesús dice "buscad primeramente el reino de Dios y su justicia," o en una representación más moderna, "hágase las prioridades de Dios SUS prioridades," entonces todo lo demás va a empezar a encajar. ESO es lo que es importante en verdad.

Conoce a Mark Twain? Mark Twain fue autor y humorista en mi país hace más que cien años. Una vez Twain dijo, "La lluvia es famosa por caer semejante sobre el justo e injusto, pero si tuviera el control de tales asuntos, llovería suavemente y dulce en el justo, pero si cogiera una muestra del injusto afuera en el aire libre, lo ahogaría." De acuerdo. ¡A ése diría Amen!

Sí, usted ha tenido un sustito durante estas varias semanas, pero los huracanes ahora se han ido. Gracias a Dios. Pero otros vendrán… y otros y otros. Tal es el ciclo de la naturaleza. Recuerde la lectura: "No os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal." Claro que sí.

¿Y dónde estará Dios? Exactamente donde está Dios siempre. En las palabras de Isaías, "Cuando pases por las aguas, YO ESTARÉ CONTIGO." (5) ¡¡¡Y esos son BUENAS noticias!!! ¡Aleluya!

¡Amen!

1. Ezequiel 13:13

2. Salmo 148:8

3. Genesis 6-9

4. Por Carlos Wilton en PresbyNet, "Preaching Stewardship," #1688, 9/16/99

5. Isaías 43:2

The Presbyterian Pulpit Sermon Library

Mail Boxclick and send us mail