The Presbyterian Pulpit
A sermon by the Rev. Dr. David E. Leininger

COMO APLASTAR AL PASTOR

16/9/07, Chetumal
1 Juan 3:11-18

Esto será un sermón inusual. Es un sermón que su pastor no puede predicar…por lo menos, aquí no, no desde su propio púlpito. De hecho, éste es un sermón que yo no podría predicar tampoco desde mi propio púlpito. Éste tiene que venir de un forastero, y pronto usted entenderá por qué.

El Pastor Saúl y yo hemos sido buenos amigos por muchos años. Más que amigos, realmente. Mi propia hija le llama "Papi Dos," y a Dorís y los hijos, "Mami Dos y la familia dos." Saúl y yo somos hermanos en Cristo, colegas en el ministerio. Saúl es un buen pastor, pero tristemente, no es el pastor perfecto. Probablemente, usted ya sabe eso.

Si la iglesia en México es similar a la iglesia en los Estados Unidos, usted tiene cierto modelo en mente del "pastor perfecto." Según estudios, el pastor perfecto tiene 28 años y ha estado predicando por 30 años. Él es alto y corto, flaco y gordo, tiene un ojo marrón y uno azul; su pelo se divide en el centro con un lado rubio y fino, el otro, oscuro y ondulado.

Pero hay más. El pastor perfecto trabaja desde las ocho de la mañana hasta las diez de la noche cada día en todos tipos de obra, en la predicación, a la poda de arbustos, lavando los baños. Él pasa todo su tiempo con la juventud de la iglesia y cada día visita quince viejos quienes quieren hablar, pero nunca está fuera de la oficina cuando usted viene para una charla. Él sabe delegar autoridad y hace todas las cosas que otros están demasiados ocupados para hacer.

El pastor ideal lleva buena ropa, conduce un coche moderno, vive en un hogar cómodo en una vecindad agradable en donde él entretiene regularmente a la congregación todo esto con un sueldo de dos cientos pesos por la semana, la mitad de la cual él devuelve a la iglesia. Obviamente, entiende de finanzas y desarrolla un presupuesto perfecto de la iglesia pero nunca menciona el dinero. El predica sermones que son potentes y apasionadas pero nunca ofende a nadie y, por supuesto, nunca predica más que quince minutos. Sonríe todo el tiempo con una cara seria porque tiene un humor encantador pero lo mantiene serio sobre su trabajo.

Él tiene una esposa bellísima y magnífica y hijos bien-ajustados y divertidos que nunca se parezcan importar que el papá siempre está ocupado con las necesidades del pueblo. Él es un hombre caluroso, compasivo, profundamente cariñoso pero que poseé una piel tan gruesa que nada cruel o insultante dirigido a él o a su familia tiene cualquier efecto negativo.

Probablemente la lista podría continuar sin cesar, pero podemos parar aquí. Como dije, Saúl Pulido Pérez no mide hasta este estándar. Lo siento. Y él será el primero admitirlo. Porque eso es el caso, usted puede prepararse AHORA para deshacerse de él.

Quizás, algunos de ustedes han tenido experiencia en este proceso antes, pero, para los que necesiten una cierta ayuda, con mi lengua plantada firmemente en mi mejilla, déjeme ofrecerles una cierta dirección en cómo aplastar al pastor.

Primero, cuente con la perfección. Aunque cada uno seguramente afirma la noción que no existe el pastor perfecto, no permite que él sea Imperfecto en esas áreas que sean importantes para usted. Frecuentemente, cuando un pastor nuevo está a punto de llegar en la escena, la congregación pensará, "Por seguro, espero que el pastor nuevo haga esto," o "Espero que el pastor nuevo no haga eso." Lo que sea, no discuta estas esperanzas con el pastor. Él, antes de todo, es un hombre de Dios. Déjelo descubrir lo que usted desea por la revelación divina… en la misma manera que debe aprender que su tía Celia está en el hospital cuando nadie le llama avisarlo.

Por supuesto, si por cualquier razón él no puede leer su mente y no mide hasta su estándar personal para los pastores, claro que sí, tiene permiso para quejarse. Quéjese con cualquiera persona y cada quien que tomaría el tiempo de escucharle… MENOS… y éste es una grande excepción… MENOS con el pastor. No discuta sus expectativas o sus preocupaciones con él, porque podría ser que él intentaría hacer algún ajuste para acomodarle, y eso sería un desastre. El menú para la cena del domingo tendría que ser cambiado de predicador a la parrilla a algo mucho menos apetitoso.

Si en un momento de locura usted se desliza y explica realmente sus expectativas al pastor, cerciórese de que no puedan ser satisfechas. Por ejemplo, usted quizás hayas oído el dicho, "Es el trabajo del pastor de llenar el púlpito; es el trabajo de la congregación de llenar los asientos." Bueno, no compre eso. Deje saber el pastor que hay miembros de la iglesia que no han atendido aquí por años y que usted espera que el pastor vaya a visitarlos - que no lo hace usted mismo. Usted espera que ÉL les haga volver a la asistencia regular del culto sin preocuparse de lo qué les hizo dejar de venir en primer lugar. En el curso de compartir sus expectativas con el pastor, asegúrese que él entiende que usted pensará mal de él si no puede restaurar a esos miembros.

Otra buena estrategia para aplastar al pastor es quisquillosidad. Recuerdo una situación propia hace algunos años. Estaba en mi nueva congregación por apenas algunas semanas. Tenía mucho que hacer y elegí entrar en la oficina para trabajar en un día caliente en julio - en mi día libre - y yo llevé pantalones cortos. ¡Tremendo! ¡Shorts en la oficina del templo! ¡Que horrible! Yo oí de éso. No directamente, por supuesto. Alguien se quejó a algún otro… y entonces el otro se puso de acuerdo con él, entonces algún otro, entonces hasta aun la oficina del presbiterio. Por fin, oí yo. Maravilloso. Concedido, no era un asunto enorme, pero no había estado allí suficientemente tiempo para que ningún asunto enorme se presentara. Esta pequeña quisquillosidad simplemente ayudó a preparar cualquiera cosa más que se presentaría. Esto es excelente. Quisquillosidad es una preparación maravillosa para aprender criticar fuertemente y quejarse de lo que será llamado seguramente en el futuro.

A propósito, eso nunca sería un problema en mi congregación actual. Les gustan mis piernas.

Otra estrategia maravillosa para aplastar al pastor es encontrar maneras sutiles de insultarlo. Déjele saber que él no tiene ningún concepto de lo que exige su posición. Olvídese de los años del entrenamiento, los estudios avanzados, los años posteriores de la experiencia. He aprendido, después de muchos años en esta obra, que todos sepan nuestro trabajo mejor que lo hacemos. Sin duda. Hallan maneras de dejar saber a su pastor que su comprensión del papel del siervo de un ministro es que cuando usted dice salta, él debe preguntar qué tan alto. Recuerdo una reunión del presbiterio donde examinaban para la ordenación y la instalación a dos jóvenes graduados del seminario. A uno, le preguntó un pastor que se sentaba apenas algunos asientos de mí, "¿A quién contesta usted, a los ancianos o al presbiterio?" El joven respondió, "Contesto a Dios." El pastor que había hecho la pregunta me miró y en una voz baja me dijo, "El aprenderá." Deje saber su pastor que como usted paga su sueldo, él trabaja para usted. Si se siente que debe ministrar a esa comunidad más allá de las paredes del templo, debe hacerlo entre las horas de la medianoche y las seis de la mañana… y si utiliza la oficina para ese ministerio, debe reembolsarle para el costo de las luces.

A propósito, el sueldo es un vehículo maravilloso para las riñas sutiles. Por ejemplo, he oído que la gente dice, "Nunca he conocido un pastor que sabía nada del dinero." Probablemente hay una cierta veracidad en ése. Después de todo, si un pastor supiera cualquiera cosa sobre el dinero, él no toleraría el nivel de pago que la mayoría de las congregaciones ofrecen. En mi país, una encuesta vieja mostró al público para saber lo que los norteamericanos consideraron un sueldo justo para las varias ocupaciones. Uno en tres dijo que más que cuarenta mil dólares era un sueldo justo para los plomeros, pero solamente uno en cuatro dijo que cuarenta mil dólares o más era un sueldo justo para los pastores. Hmm. Deje saber al pastor cuánto usted lo valora por el sueldo que usted ofrece comparado a lo que reciben otros. Además, si usted le hace preocuparse de cómo pagar sus gastos o cómo educar a sus hijos, usted nunca tendrá que estar desconcertado sobre su consumo visible o su gasto de demasiado tiempo en compra los yates y las limusinas.

Una cosa más sobre el dinero. Creo que México y los Estados Unidos sean similares en esta cuestión. Se ha observado que el clero tiende ser más "liberal" políticamente que la gente en las congregaciones. Hay una solución sencilla por ese problema. Es bien conocido que la gente más pobre es mucho más probable ser liberal, mientras que la gente con más recursos probablemente sea conservadora. Por lo tanto, si una congregación está teniendo apuro con un pastor liberal en el púlpito, todo lo que tiene que hacer es votar aumento grande en el sueldo del pastor y mirar cómo el pastor liberal hace rápidamente conservador. "Motivo de reflexión."

Una manera más de aplastar al pastor - hágale tener remordimientos sobre el tiempo que pasa fuera del trabajo. Muchos pastores, si no son trabajadores obsesivos, casi los llegan a ser. Un estudio de pastores Luteranos descritos en un libro llamado Sobreviviendo en el Ministerio indica que ellos (y probablemente también nosotros en otras denominaciones), trabajan 21 horas más que el promedio cada semana (59 horas contra 38) y participan en actividades recreativos 35 horas menos (7 contra 42) que el promedio. No anime a su pastor a que "pare y huela a las rosas" - cerciórese de que él debe batir el yunque. El proceso para deshacerse del pastor quien es menos que perfecto será bien asistido si él trabaja literalmente hasta la muerte o finalmente requiere cuido psiquiátrico institucional.

En un asunto relacionado, no le anime a que pase tiempo con su familia. Sí, usted tendrá muchos pastores en su vida y los hijos del pastor tendrán solamente un papá, pero eso no debe diferenciar nada. Hace años corté un artículo de una revista que ofreció una conversación entre dos feligreses. Se quejaban de que el Pastor Sánchez no había asistido la reunión para escoger la pintura de la sala comunal por llevar a su hijo en una excursión. Había faltado al banquete de fútbol porque había estado visitando a pacientes en el hospital todo el día y estaba agotado. Había faltado al musical en octubre porque era su aniversario y había llevado a Maria a cenar - podría haber ido otra noche. Sin cesar las quejas continuaban hasta, finalmente, las damas se pusieron de acuerdo de que seguramente se le extrañaron al Pastor González - él SIEMPRE estaba allí. "Era una verdadera vergüenza que tuvo que dimitir," una dijo a la otra, "pero después del divorcio, no podríamos continuarlo. Usted entiende."

Una estrategia final para aplastar al pastor - recuerde que él es un papel, no una persona. Él no tiene sentimientos. Nunca le ofrezca una palabra de alabanza. Nunca le diga que le agradezcan. Cuando comete un error (y lo hará), no le disculpe. Critíquelo en cualquier momento. Enfoque en sus debilidades más bien que en sus fuerzas. Recuerde que, aunque la iglesia es el foco primario de su vida, no tiene su mejor interés en el corazón como usted, así que por lo tanto no debe usted tener confianza en él y debe vigilarle constantemente. Por fin, si no es de veras una persona de todos modos, no hay razón de quererle.

Cómo aplastar al pastor. ¿Aplastar pueda ser una palabra demasiado fuerte? No según Primero de Juan. Nuestra lectura compara una actitud sin amor hacia los hermanos o las hermanas (y eso incluye a los pastores) con matar. No según Jesús Cristo en el sermón del monte tampoco. Cristo dijo,
"Oísteis que fue dicho a los antiguas, "no matarás;" y "cualquiera que matare será culpable de juicio." Pero yo os digo a usted que cualquiera que se enoje contra su hermano [o, tal vez, su pastor], será culpable de juicio; y cualquiera que diga: Necio, a su hermano [o su pastor] será culpable ante el concilio; y cualquiera que le diga: Fatuo, quedara expuesto al infierno de fuego" (San Mateo 5:21-22).
Éstas son palabras de Jesús, no las mías.

En la iglesia Presbiteriana en los Estados Unidos, cuando una congregación instala a un pastor nuevo, la congregación responde al afirmativo a algunas promesas según los requisitos de nuestra constitución:
1) ¿Aceptamos, los miembros de la iglesia, David E. Leininger como nuestro pastor, elegido por Dios por la voz de esta congregación para dirigirnos en la manera de Jesús Cristo?

2) ¿Nos acordamos animarlo, respetar a sus decisiones, y seguirlo como nos dirige, sirviendo a Jesús Cristo, quien solamente es el Señor de la iglesia?

3) ¿Prometemos pagarlo bastante y proveer para su bienestar mientras que trabaje entre nosotros; caminar con él en apuro y compartir en sus alegrías? ¿Escucharemos la palabra que predica, daremos la bienvenida a su cuido pastoral, y honraremos a su autoridad como él intenta honrar y obedecer a Jesús Cristo nuestro Señor?
Preguntas importantes… y respuestas importantes. ¿Es lo mismo en México? Si una iglesia les contesta SÍ, espero que tomen seriamente las promesas. Si son, la relación entre el pastor y el pueblo será maravillosa. Aunque, esté enterado que hacerle maravillosa va a implicar cada uno. Estas estrategias de la lengua-en-mejilla para aplastar al pastor que he contorneado son muy serias. Son infecciones en el cuerpo de Cristo. Cuando usted los ve aparecer, sea como las "células de sangre blancas espirituales" para aislarlas, controlarlas, y últimamente erradicarlas.

Sé que éste no ha sido el sermón más fácil para ustedes oír, y quisiera no predicarlo. Estoy seguro que usted puede entender porqué yo no podría predicarlo a mi congregación ni podría Saúl predicarlo a usted. Éste tiene que venir de una voz exterior. Por favor, intente tomarlo en serio. La relación que usted tiene con su pastor, no importa quién sea al momento, ni cuan imperfecto él sea, por la gracia de Dios y la determinación de usted, puede ser duradero y caluroso y maravilloso. Sí, PUEDE ser. Por el poder del Espíritu Santo, sé que usted puede hacerlo.

Amen!

The Presbyterian Pulpit Sermon Library

Mail Boxclick and send us mail